lunes, 6 de agosto de 2012

Esclavos del Sistema desde una perspectiva filosófica ¿o psicológica?


¿Cuándo el hombre renuncia a su libertad?



Con éste escrito me propongo identificar el momento en que el hombre (dasein) decide renunciar a su "ser para las posibilidades" y comienza simplemente a "ser para no dejar de existir". Inevitablemente la teoría de Heidegger y el "ser para la muerte" sacó a flote un tema que siempre me cuestioné: ¿Nacemos libres o nos conformamos en el proceso?

"Un hombre es lo que hace con lo que hicieron de el" (no nos convertimos en lo que somos sino mediante la negación íntima y radical de lo que han hecho de nosotros) Prólogo de los Condenados de la Tierra.

Eso dice el filósofo Sartre, y es que es muy difícil que el humano recién nacido pueda comenzar de cero, inevitablemente queremos seguir existiendo (o almenos queremos "NO dejar de existir") y comenzamos a SER a partir de lo que hicieron de nosotros. Entendamos nosotros como nuestra raza, la humana.
Entonces la pregunta es ¿qué es lo que hicieron de nosotros? La respuesta es muy simple, tan simple que ni siquiera necesitamos mirarnos en un espejo para descubrir lo que somos. La importancia está en distinguir lo que creemos que somos de lo que somos. Y mirándonos en un espejo no descubriremos más de lo que nos han echo creer que somos. El verdadero camino es hacia dentro (dice OSHO), entonces cerramos los ojos y nos preguntamos ¿quién soy? pero no en un sentido espiritual, sino algo más existencialista y, porqué no, materialista. Estamos aquí en el mundo cumpliendo una función, un rol. Hemos nacido en determinado tiempo y espacio e inmediatamente nos hemos tenido que adecuar a las circunstancias que yacen en el universo. Nacemos y pasamos a formar parte de un grupo, ese grupo comparte una moral, un objetivo y un juramento. Si no juras, no eres parte del grupo, y lo más probable es que el grupo te mande a matar. El encargado de matarte será alguien que sí a tomado el juramento. Seguramente te dirá inmaduro, equivocado, o simplemente que "no puedes" por el simple echo de que contradices la moral que él a elegido... o mejor dicho, que le han impuesto. La importancia radica en que éste miembro del grupo destinado a matarte se pierda del grupo, que se encuentre solo, con el arma en mano, y se pregunte ¿porqué debo yo matar en nombre de un grupo que me ha abandonado? No olvida que ha tomado un juramento, pero se averguenza y "la vergüenza, como ha dicho Marx, es un sentimiento revolucionario." citando a Sartre nuevamente. Otra idea expresada por éste filósofo es que el silencio degrada, y yo no quiero callarme.

El latinoamericano capitalista secretamente aspira a convertirse en colono gracias al condicionamiento ejercido primero desde europa, luego desde norteamerica, y ahora desde nuestra propia tierra atravéz de nuestros propios televisores. Es por eso que no hacemos nada, y no hacer nada es una manera indirecta de defender al Imperio. ¿Han leído recientemente que Obama firmó un acuerdo secreto para apoyar a los rebeldes Sirios? No es secreto que el neoliberalismo apoya a los cambios de régimen por aquellos lados, y aunque algunas muertes sí sean secretas, no todas lo son. ¿Y que hace el mundo? Nada, por que tenemos hambre de poder, queremos pertenecer a ésto. Queremos ser colonizados, para así convertirnos en los colonizadores.
Sin embargo, y a pesar del condicionamiento, etc. Siempre el hombre puede contar con ser crítico. Es lo que le pasó al miembro del grupo que nombraba anteriormente, es lo que produce el acorralamiento de éstos "valores morales" solo respaldados por la voluntad de poder. Siempre podemos ser críticos... y es lo que hago yo en éste blog. Criticar... lamento no poder hacer más, me veo obligado a trabajar y no poder seguir con mis estudios, pero es el mundo que me tocó. Y con ésto cierro el círculo e identifico el momento en que el hombre decide renunciar a su "ser para las posibilidades" y comienza a "ser para no dejar de existir". ¿Quién sabe? Tal vez cuando cumpla mis 35 años, cuide mi trabajo y mi familia, sea yo quién se vea en la tarea de matar al soñador de turno.

Y para complementar mis razonamientos, comparto con ustedes unas pequeñas rimas que hice dedicadas a lo que somos. Simples ovejas. Seguramente pensarán que el tono en que está echo éste video es demasiado agresivo, y no tan reflexivo como éste texto. Eso es completamente normal si tenemos en cuenta que la violencia genera violencia, y vivimos en un mundo donde lo que gobierna, a parte de los billetes, es la violencia.



Para no olvidar: hoy escuche una hermosa frase "Si hay algo que nos permite reivindicar a Sartre es considerar la praxis liberadora del sujeto libre, de la conciencia crítica frente a lo establecido, de la lucha contra la alienación, de la libertad entendida como libertad del sujeto que se elige a sí mismo y elije también el mundo en el que quiere vivir".