martes, 13 de junio de 2017

Aguante las drogas y las putas.

Muchas veces escribo o digo cosas que pueden resultar chocantes para muchas personas.
Quiero decirles que es completamente adrede.
Lo hago para provocar una ruptura en la monotonía cotidiana.
Con el paso del tiempo fuí perdiendo la capacidad de asombro y el interés por muchas cosas, y me dí cuenta de que los mensajes que me generaban algo, que movilizaban mis emociones, eran los que más agradecía mi intelecto. Por eso, en cuanto más nos bombardean con publicidad, mensajes banales y políticas pedorras, más disfruto romper la estructura con mensajes absurdos que escapen de la norma. A veces hasta contrariando mis propias posturas e ideales. A riesgo de parecer un loco, cada vez me voy volviendo más abstracto y bizarro.
Es que no me quiero parecer a ustedes.
Nunca.

¿Que tengo demasiado tiempo libre?
Antes los que nos la pasábamos en internet lo preferíamos porque no soportábamos la vida en sociedad. Ahora, ustedes están en mi terreno. Fuera de mi casa.
¿Te pusiste a pensar qué rápido ésto se llenó de idiotas?
En pocos años pasamos de escribir esporádicamente en foros a enviarnos mensajería instantánea a nuestras cuentas personales. Ahora los boludos se la pasan con el celular en la mano pensando que comparten algo con alguien.
Por eso me aferro al contenido crudo, al gore, al drama, la polémica y el impacto. Por eso me gusta decirle al que cree que me conoce: Estás equivocado.

Ahora no queremos leer libros, queremos decir que leemos libros.
Por eso aguante las drogas y las putas.

domingo, 9 de abril de 2017

Lucha por ti mismo

No le des a nadie la oportunidad de despreciarte

No concedas a otro las riendas de tu destino

No agaches la cabeza frente al verdugo

Nunca entregues potestad al ambiguo

Gobierna tu propio castillo

Entrenate para lo peor

Exigite lo mejor

Vive tu vida

Lucha

jueves, 2 de marzo de 2017

El Perro

Mi desdicha es tal
que afecta el sexto sentido de los perros
¿Porqué sino
se acercan a éste perfecto desconocido?

¿Porqué me buscas con tu hocico?
Dejame, yo sólo quiero ver el suelo.
¡Que me dejes digo!
No merezco un amigo

Si acaso pudiera ser un poco más como un perro
Pero no soy ni tan fiel ni tan sincero
ni tan útil, ni tan fiero
Solo hago lo que puedo y nunca alcanzo lo que espero

Sin embargo aquí está este perfecto animal
que ignora mis errores y busca mi bondad
no tengo nada para ti compañero
sin embargo vienes a dar tu consuelo

Dejame, en serio, de nada valgo
no pierdas tu esfuerzo por verme contento
aunque logres que mis dedos acaricien tu pelo
si sufro es por algo y si no lo hago me muero

Hey perro, se está haciendo tarde
esperaste a mi alivio y aunque no lo encontraste
en el fondo yo sé que de verdad lo intentaste
andá que tus dueños salieron a buscarte

sábado, 26 de noviembre de 2016

Fidel Castro

Para algunos ya había terminado, pero la muerte de Fidel pone el punto definitivo a una parte de la historia que difícilmente se vuelva a repetir.
He de reconocer que la Cuba comunista me inspiraba, así como también sirvió de inspiración a muchísimas personas en todo el mundo.
Nos hacía pensar que un mundo diferente era posible. Hoy por hoy, con la ultra derecha avanzando en todos los frentes, donde el fascismo ha resurgido, la muerte de Fidel resulta muy significativa.
Hay gente que dice que Fidel era un fascista más, así como también hay gente que decía que Chavez era un tirano, o que el Che era un asesino.
La realidad es que el autoritarismo es el eje, pero eso no impide discernir entre distintos enemigos. Para mí, el Comunismo era el camino para acercarnos a esa sociedad descentralizada con la que todo anarquista sueña.
Es difícil tener una idea de lo que fué Fidel en realidad, sobretodo por la enorme campaña de desprestigio impulsada por los Estados Unidos.
Por eso es que levanto mi copa, el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

Salud y hasta siempre!

martes, 15 de noviembre de 2016

Los unos y los otros

La polaridad inestable es importante
El viento y la calma son variantes incesantes
La oscuridad y la luz transforman lo palpable
Lo brusco y lo suave son ambos los detonantes
Disciplina y Rebeldía, nunca sos el de antes
por que siempre estamos en cambios constantes
y si nuestro cuerpo estalla en un instante
deberás escucharlo subiendo los parlantes.

Mantengo el justo equilibrio
Vengo de navegar y lo afirmo
El trayecto es el premio si sabes dirigirlo
El mar compañero es tu único testigo
tu esfuerzo no vale sino para vos mismo.

domingo, 23 de octubre de 2016

Playa lejana

Mis pequeños escapes por las noches poco a poco dejan de entusiasmarme.
Veo a la gente desfilando en esos antros mugrosos, rodeados de superficialidad mientras ensayan poses imporvisadas buscando impresionar.
Cuando la pantalla de aparente sofisticación se cae, deja entrever una triste realidad.
Tampoco las actividades del día me entusiasman demasiado.
Siento necesidad de perderme en una playa lejana, sin relojes que me ubiquen en tiempo, ni personas que me bajen del espacio.
Solo y sin equipaje, así quiero estar.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Biografía de Max Calabria



Han pasado muchas cosas desde el momento que llegué a América.


Tuve que irme de mi Italia natal, el horno ya no estaba para bollos. No es fácil pertenecer a una familia de profundas raíces anarquistas. Empezando por mis bisabuelos, pasando por mis abuelos, mis padres y mis hermanos… todos fuimos y somos activistas libertarios. A mi bisabuelo lo fusilaron en el 43, era miembro de los Arditi del Popolo (Escuadrones del Pueblo) y los fascistas de Mussolini lo pusieron contra el paredón luego de que mi pariente hiciera estallar uno de los puentes más importantes de la frontera siciliana, justo en el momento en el que un convoy de suministros lo cruzaba con la intención de abastecer a las tropas del “Duce”.

Mis abuelos se dedicaron a la propaganda insurreccionalista. Con el triunfo de los aliados en Europa, muchos fueron los italianos que cruzaron el océano para instalarse en las costas de América. Mis abuelos se encargaban de que la llama libertaria siguiera encendida entre aquellos inmigrantes. Tenían una imprenta en la que editaban uno de los principales periódicos anarquistas de la época, y mi padre era el encargado de escabullirlo ilegalmente a los Estados Unidos. Entre éstas publicaciones se podían encontrar manuales detallados sobre la fabricación de bombas y de diferentes maneras de tomar el control en las fábricas y los guettos.

Fue durante éstos años que mi padre conoció a mi madre, y se la llevó a vivir a Italia. Más precisamente a la ciudad de Calàbbria, en la punta de la península.

Ya entrando en la década del ’90 es cuando mi madre me dio a luz.

Ahí estaba yo, Maximiliano Salvatore, o como me hago llamar en América: Max Calabria. Así es, tomando las viejas costumbres de los inmigrantes italianos, yo también cambié mi apellido por el nombre de mi ciudad de origen. Así es más fácil reconocernos entre paisanos.

Mi adolescencia en Italia fue problemática. Las fuerzas policiales italianas, los Carabinieri, no me sacaban los ojos de encima. Ya sea por mi historia familiar, o por mi participación en las protestas, esos malditos policías no me dejaban dar un paso sin que me sintiera vigilado. Luego de algunas detenciones que se sucedieron en mi camino hacia la universidad, me vi obligado a abandonar mis estudios. Fue así como comencé a participar más activamente en el activismo político. Tenía mucho tiempo de sobra, y nada que perder…

En consecuencia de mis acciones, una orden de detención recayó sobre mi. Es por eso que decidí marcharme. Con la ayuda de los amigos de mis padres pude hacerme con los papeles necesarios para viajar a América. Así fue como me monté en el primer avión y puse en marcha mi nueva vida. Max Calabria ha llegado al continente. ¡Abran paso a otro italiano!